BibleWay Publishing
Se da permiso para reproducir para fines no comerciales propósitos lecciones en su totalidad y sin cambio
Contáctenos info.biblewaypublishing@gamil.com

Regresar al inicio              PDF              Tu pregunta o comentario

La creación antes del Génesis

por Randolph Dunn - Editada por Roberto Santiago

Introducción

¿Cómo empezó todo? ¿De dónde viene todo? ¿Cómo se explican las galaxias que están a trillones de años luz? ¿Cuándo fueron creados el Cielo, el Infierno, los Ángeles y los Demonios? ¿Fueron creados antes de la creación del Génesis?

Empezamos a ver que la fuente de todo es una fuente sobrenatural que es de poder supremo, un intelecto y una fuente que tiene una moral con ética.

Es difícil para nuestra mente finita comprender el concepto de que no hay principio ni final, la ETERNIDAD. Pero DIOS es omnipresente; es decir, siempre ha sido, es ahora y siempre será. La historia muestra que todas las civilizaciones han adorado algún tipo de ser superior y han creído en una vida más allá de la vida terrenal. Salomón afirmó que Dios puso este anhelo en el hombre "También ha puesto la eternidad en el corazón de los hombres; pero no pueden comprender lo que Dios ha hecho desde el principio hasta el fin". (Ecl 3:11-12)

Índice de Contenidos

El Cielo y el Infierno
Los Ángeles de Jehová
Ángeles
Demonios

Capítulo 1
El cielo y el infierno

¿El cielo fue creado o siempre ha existido?

El Cielo celeste es la morada de Dios. Por lo tanto, dado que Dios es omnipresente, siempre presente, y dado que el Cielo celestial es su lugar de morada, entonces debe haber existido siempre. Este es el cielo donde los justos vivirán eternamente.

Pero los ángeles estaban presentes cuando "Dios creó los cielos y la tierra", como indica la pregunta que Dios le hizo a Job.

"¿Dónde estabas cuando hice los cimientos de la tierra? ... la piedra angular en su lugar mientras las estrellas de la mañana cantaban juntas y todos los ángeles gritaban de alegría?" (Job 38:4-7) Por lo tanto, las estrellas de la mañana y los ángeles estaban presentes en la creación. No se sabe con certeza cuándo los creó Dios.

El cielo como morada de Dios no debe confundirse con el:

  1. Cielo aéreo que se refiere a los cielos atmosféricos, como "aves del cielo" o "nubes del cielo"." (Mateo 6:26; 8:20; Hechos 10:12; 11:6; Santiago 5:18)
  2. Cielos siderales, la región del "sol", la "luna" y las "estrellas"."(Génesis 1:14-16; Salmo 8:3-4; Mateo 24:29,35; Marcos 13:15,31; Hebreos 11:12; Apocalipsis 6:14; 20:11)

¿Y el infierno? ¿Siempre ha existido o ha sido creado? Con la creación celestial de seres espirituales justos no hubo necesidad del infierno hasta que Satanás y sus ángeles se rebelaron."Porque si Dios no perdonó a los ángeles cuando pecaron, sino que los arrojó al infierno y los confió a cadenas de lúgubres tinieblas para que fueran guardados hasta el juicio". (2 Pedro 2:4-5)

Comentario: La palabra "Infierno" se traduce de la palabra griega Tartaroósas y tartaroo que la Concordancia de Strong da su significado como "el abismo más profundo del Hades; para encarcelar en tormento eterno". Por lo tanto, parece que los ángeles rebeldes son enviados al lado del Tártaro del Hades, una morada temporal hasta que son enviados al tormento eterno, el Infierno.

"A los ángeles que no permanecieron en su propia posición de autoridad, sino que abandonaron su propia morada, los ha mantenido encadenados eternamente bajo las tinieblas hasta el juicio del gran día". (Judas 6)

Comentario: Cuando se creó el infierno se estableció y se reservó para los rebeldes y malvados en su segunda muerte. Algunas otras descripciones son:

  1. "horno de fuego; [donde] habrá llanto y crujir de dientes." (Mateo 13:42)
  2. "el fuego eterno que está preparado para el diablo y sus ángeles." (Mateo 25:41)
  3. "perdición", (destrucción) no de bienestar. (Filipenses 3:19)
  4. "la destrucción eterna de la faz del Señor y de la gloria de su poder." (2 Tesalonicenses 1:9)
  5. "la segunda muerte." (Apocalipsis 2:11)
  6. "arrojados vivos al lago de fuego y azufre, ... atormentados día y noche por los siglos de los siglos." (Apocalipsis 20:10)
  7. "lago que arde con fuego y azufre, azufre." (Apocalipsis 21:8)

Capítulo 2
Los Ángeles de Jehová

Cuando Moisés quiso saber el nombre de Dios para poder decírselo a sus hermanos hebreos en Egipto, Dios dijo que era "YO SOY EL QUE SOY", y en forma abreviada cuando habló de sí mismo como YO SOY. (Éxodo 3:14) Entonces dijo que dijera a los ancianos de Israel que se le había aparecido Jehová, el Dios de sus padres. La diferencia es que Dios habló de sí mismo subjetivamente, en primera persona (YO SOY), mientras que Moisés hablaría de él objetivamente, en tercera persona (ÉL [QUIEN] ES = Jehová).

Aunque hay multitud de ángeles de Dios, "el ángel de Jehová" o "de Dios" parece ser (a) distinto de los demás ángeles, y (b) muchas veces se equipara con Dios mismo, como si uno de los miembros de la Divinidad y probablemente sea el llamado "el ángel de su presencia" (literalmente, "de su rostro") en Isaías 63:9.

"El ángel de Jehová" o "de Dios" en el Antiguo Testamento bien podría haber sido el miembro de la Divinidad que más tarde se encarnó como Jesucristo (Juan 1:1-3,14).

Referencias del Antiguo Testamento
  1. Génesis 16:7-14: "El ángel de Jehová" se le apareció a Agar, la sierva de Sarai, cuando huía de su ama, y le ordenó que regresara. Y ella llamó el nombre de Jehová que le habló: "Tú eres un Dios que ve".
  2. Génesis 18:1 - 19:28: Tres "hombres" se le aparecieron a Abraham, uno de los cuales es identificado como "Jehová" (18:13-33; 19:27) - un miembro de la Divinidad; y los otros dos, llamados "ángeles" (19:1,15), fueron a Sodoma y visitaron al sobrino de Abraham, Lot, librándolo a él y a su familia de la destrucción de esa ciudad.
  3. Génesis 21:8-20: "Y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo [en una ocasión posterior], y le dijo: ¿Qué te pasa, Agar? Porque Dios ha oído la voz del muchacho donde está. Levántate, levanta al muchacho y sostenlo en tu mano, porque yo haré de él una gran nación." (vs. 17-18)
  4. Génesis 22:1-19: "Y el ángel de Jehová le llamó desde el cielo, y le dijo: Abraham, Abraham; y él dijo: No pongas tu mano sobre el muchacho, ... porque ahora sé que temes a Dios, pues no me has negado tu hijo, tu único hijo. ... y el ángel de Jehová llamó por segunda vez a Abraham desde el cielo, y le dijo: Por mí he jurado, dice Jehová, que por haber hecho esto y no haber retenido a tu hijo, tu único hijo, te bendeciré", etc. (vs.11-17)
  5. Génesis 24: 1-67: Lenguaje de Abrahán a su siervo, al que enviaba a la ciudad de Nacor, en Mesopotamia, para conseguir una esposa para su hijo Isaac: "Jehová, el Dios del cielo, que me sacó de la casa de mi padre y de la tierra donde nací, y que me habló y me juró diciendo: a tu descendencia daré esta tierra; enviará a su ángel delante de ti, y de allí tomarás una esposa para mi hijo." (v. 7; cf. v. 40)
  6. Comentario: El escritor (Moisés) está utilizando una figura retórica llamada prolepsis, en la que se habla de una cosa antes de su tiempo, como al hablar de Nerón cuando era un niño, aunque no era emperador cuando era un niño. Del mismo modo, Abraham en la época a la que se refiere la narración que estamos considerando no conocía a Dios por el nombre de Jehová, sino como Dios todopoderoso (heb. El Shadddai) (Éxodo 6:2-3), aunque el escritor sí lo conocía.

  7. Génesis 31: 3-16: "Y Jehová dijo a Jacob: Vuelve a la tierra de tus padres y a tu parentela, y yo estaré contigo ... Y el ángel de Dios me dijo en sueños Jacob: ... y dijo [según el informe de Jacob a sus esposas]: ... Yo soy el Dios de Betel [28:10-22], donde ungiste una columna, donde me hiciste un voto; ahora levántate, sal de esta tierra y vuelve a la tierra de tu nacimiento." (vs.3-13)
  8. Génesis 48:15-16: "Y bendijo a José, y dijo: El Dios ante el cual anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me ha alimentado toda mi vida hasta el día de hoy, el ángel que me ha redimido de todo mal, bendiga a los muchachos; y sea mi nombre sobre ellos, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac; y lleguen a ser una multitud en medio de la tierra." (vs.15-16)
  9. Comentario: Se trata de Jacob (Israel) bendiciendo a su hijo José y a sus nietos Efraín y Manasés. El "ángel" aquí es el "ángel de Dios" [en (f) arriba] y se iguala con Dios mismo, por lo tanto, como miembro de la Divinidad.

  10. Éxodo 3:1-22: "Y el ángel de Jehová se le apareció [a Moisés] en una llama de fuego de en medio de una zarza; y miró, y he aquí que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Y Moisés dijo: Me apartaré ahora y veré este gran espectáculo, por qué la zarza no se ha quemado. Y viendo Jehová que se apartaba para ver, le llamó Dios de en medio de la zarza, y le dijo: Moisés, Moisés. Y dijo: Aquí estoy... Además, dijo: Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. Y Moisés ocultó su rostro, porque tenía miedo de mirar a Dios. Y Jehová dijo: Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto", etc. (vs.2-7a)
  11. Comentario: El "ángel de Jehová", "Jehová" y "Dios", se igualan en este pasaje.
  12. Éxodo 13: 21-22: "Y Jehová iba delante de ellos [los israelitas en su viaje de Egipto a la tierra de Canaán] de día en una columna de nube, para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego, para alumbrarlos; para que anduvieran de día y de noche; la columna de nube de día, y la columna de fuego de noche, no se apartaban de delante del pueblo."
  13. Éxodo 23:20-23: "He aquí que yo [Jehová] envío un ángel delante de ti, para que te guarde en el camino y te introduzca en el lugar que he preparado. Estad atentos delante de él, y escuchad su voz; no le provoquéis, porque no os perdonará la transgresión, pues mi nombre está en él. Pero si en verdad escuchas su voz, y haces todo lo que yo digo, seré enemigo de tus enemigos, y adversario de tus adversarios. Porque mi ángel irá delante de ti."
  14. Comentario sobre Éxodo 32 -33:
  15. Tras un episodio pecaminoso en el monte Sinaí, de camino a Canaán (Éxodo 32-33), Dios castiga severamente a Israel y amenaza con consumirlo y hacer de Moisés una gran nación en su lugar. Moisés intercedió y Dios accedió a dejarles vivir y seguir hacia Canaán, prometiendo enviar a "mi ángel" delante de ellos y expulsar a los habitantes de la tierra (Éxodo 32:34), pero no sin antes decir: "No subiré en medio de ti, porque eres un pueblo de dura cerviz, no sea que te consuma en el camino". (Éxodo 33:3b)
  16. "Cuando el pueblo oyó estas malas noticias [de 33:1-3], se lamentó; y nadie se puso adornos. Y Jehová dijo a Moisés: Di a los hijos de Israel: Vosotros sois un pueblo de dura cerviz; si subo en medio de vosotros un momento, os consumiré; por tanto. quitad ahora de vosotros vuestros ornamentos, para que yo sepa qué hacer con vosotros". Se lamentaron y se despojaron de sus ornamentos, no volviéndolos a usar, y Dios no los "consumió". También se retractó, prometiendo a Moisés: "Mi presencia irá contigo, y te daré descanso". Moisés respondió: "Si tu presencia no va conmigo, no nos lleves de aquí". Y pidió que Dios le mostrara Su gloria como garantía de que Él y el pueblo habían encontrado el favor de Sus ojos y tendrían Su presencia en su viaje. En respuesta, Dios hizo que Moisés se metiera en la hendidura de una roca mientras pasaba su gloria, y que entonces viera su espalda, pero no su rostro. (33:4-23)
  17. A continuación, observamos en el libro del Deuteronomio que, después de que Israel llegara casi 40 años más tarde al este del río Jordán, Moisés, en su discurso de despedida poco antes de su muerte y de que Josué los condujera hacia el oeste cruzando el Jordán hacia Canaán, relató varios incidentes destacados que ocurrieron a lo largo del camino, mostrando cómo Jehová había estado realmente con ellos todo el tiempo a pesar de su intransigencia una y otra vez y de que los castigara de diversas maneras. Y en 1:32-33, Moisés relataba cómo les había dicho en Cades-Barnea: "Jehová vuestro Dios... fue delante de vosotros en el camino, para buscaros un lugar donde acampar, con fuego de noche, para mostraros el camino que debíais seguir, y con la nube de día", que era lo mismo que Dios había prometido antes del mencionado episodio pecaminoso del Sinaí (y verifica nuestro análisis anterior de Éxodo 32-33). Pero la generación adulta se había rebelado tanto en Cades, cerca de la frontera de Canaán, que Dios los castigó
  18. posponiendo la entrada en Canaán hasta 40 años después de su salida de Egipto, cuando todos los rebeldes habrían muerto en el desierto. Fin del comentario sobre Éxodo 32-33
  19. Mientras Israel acampaba en las llanuras de Moab, al este del Jordán, frente a Jericó, "el ángel de Jehová" intervino para impedir que el codicioso profeta Balaam maldijera a los israelitas por el rey moabita Balac. (Números 22:22-38) Y en los versos 35-38 "el ángel de Jehová" y "Dios" parecen igualarse.
    1. Después de que Israel se estableció en Canaán, "el ángel de Jehová" se apareció de vez en cuando a diferentes personas con fines especiales:
    2. A Israel en Bochim, para reprenderles por no haber expulsado a los habitantes de Canaán en la medida que se les había ordenado, y se identificó como el que les había sacado de Egipto. (Jueces 2:1-5)
    3. a Gedeón en Ofra, para designarlo a liberar a Israel de la opresión madianita - y se identifica con Jehová. (Jueces 6"11-14)
    4. a la esposa de Manoa, y más tarde a Manoa, para predecirles que serían los padres de Sansón. (Jueces 13:2-25)
    5. a David junto a la era de Arauna, después de soportar una peste provocada por el hecho de que David contara al pueblo como para la guerra sin autorización divina, y donde David le confesó su pecado. (2 Samuel 24:15-17; cf. 1 Crónicas 21:18-27)
    6. a Elías, en el desierto al sur de Beer-sheba mientras huía a Horeb de la malvada Jezabel en Jezreel después de matar a los falsos profetas que ella había estado apoyando. (1 Reyes 19:1-8)
    7. a Elías de nuevo más tarde, en relación con una misión al rey Ocozías en Samaria, que buscaba información de Baal-zebub, el dios de Ecrón. (2 Reyes 1:1-16)
    8. al campamento de los asirios en las afueras de Jerusalén, para herirlo y salvar la ciudad del ataque y la destrucción. (2 Reyes 19:35-36)
    9. al profeta Zacarías, cerca del final del exilio de Judá en Babilonia, para informarle y darle a conocer la información pertinente, como se relata en los primeros seis capítulos del Libro de Zacarías. Se le llama "el ángel que hablaba conmigo" y "el ángel de Jehová"."(este último en 1:11, 12: 3:1, 5, 6)
Comentario: Aunque (4) a (8) no identifican más al "ángel de Jehová" como en las referencias anteriores, no hay nada en sus contextos que prohíba que se refieran igualmente a un miembro de la Divinidad y no a un ángel creado enviado por Jehová. Y lo mismo ocurre con las tres escrituras restantes que mencionan al "ángel de Jehová" sin hacer referencia a ninguna ocasión específica de servicio -a saber, Salmo 34:7; 35:5,6-, pero sí hacen referencia a su ministerio en favor de los santos de Dios, al igual que las demás.

Referencias del Nuevo Testamento
Hablando de Moisés, Hechos 7:30-32 dice "Cuando se cumplieron los cuarenta años, se le apareció un ángel en el desierto del monte Sinaí, en la llama de la zarza. ...: y cuando se acercaba, vino una voz del Señor: Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob". Y 7:38 dice: "Este es el que estaba en la iglesia (asamblea) en el desierto con el ángel que le habló en el monte Sinaí, y con nuestros padres" - descrito en el Pentateuco como "el ángel de Jehová" e identificado como Jehová, es decir, como un miembro de la Divinidad. Pero estos versículos de los Hechos identifican a dicho ángel como el mismo en todos estos casos.

A continuación, tenemos 1 Corintios 10:1-4, como sigue: "Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube, y todos pasaron por el mar; y todos fueron bautizados en [Gr. en] Moisés en la nube y en el mar; y todos comieron del mismo alimento espiritual [maná]; y todos bebieron la misma bebida espiritual [agua suministrada de una roca en Horeb y en Cades-barnea]; porque bebieron de la roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo."

La fuente real de esa bebida era un Ser Espiritual, no la roca física inanimada de la que fluía. Ese Ser era "Cristo", una "roca espiritual". Y "LOS SEGUÍA". Eso debe significar que era el miembro de la Divinidad que acompañó a Israel desde Egipto hasta Canaán, y que aún prestó servicios milagrosos en varias ocasiones también en la tierra de Canaán, además de ser el que se había aparecido a sus padres anteriores, Abraham, Isaac y Jacob, como se narró anteriormente desde el principio. Pero cuando "se hizo carne, y habitó entre nosotros... como... el unigénito del Padre" (Juan 1:14), todavía había ángeles de Dios que ministraban en varias ocasiones, pero ninguno llamado "el ángel del Señor" o "de Dios", que él, y aparentemente sólo él, había sido llamado.

Capítulo 3
Ángeles

Los ángeles en general La palabra "ángel" suele traducirse de la palabra hebrea malak y de la griega aggelos, ambas con el significado de mensajero o agente.

Los ángeles (en el uso más común de ese término) y los demonios son seres espirituales. No tienen cuerpos de carne como los humanos, aunque en ocasiones los ángeles han aparecido con apariencia humana y algunos demonios han parecido tener una predisposición a favor o un fuerte gusto por los cuerpos humanos.

Hay ángeles buenos y ángeles caídos: ángeles de Dios y de Satanás. También hay entidades espirituales conocidas como demonios que están bajo el control de Satanás. Los ángeles se mencionan muchas veces en la Biblia. Los demonios también se mencionan como "diablos", "espíritus inmundos" y "espíritu maligno"."

Jerarquía Angélica

En su visión mientras estaba en la isla de Patmos, Juan escribió: "Y vi a los siete ángeles que estaban de pie delante de Dios" (Apocalipsis 8:2) - comúnmente considerados como "arcángeles", aunque eso no se hace explícito por la Sagrada Escritura. Pero el Cambridge Bible Commentary on the New English Bible (1965) afirma que "el artículo definido sugiere que debemos considerar a estos como los siete arcángeles; eran Gabriel (que dice en Lucas 1:19, 'estoy en la asistencia de Dios'), Miguel, Rafael, Uriel, Raguel, Saraqael, y Remiel (=Jeremiel mencionado en la nota sobre 6:11). Estos son los nombres que se dan en Enoc 20 [en los pseudoepígrafos]. Sólo Miguel y Gabriel son nombrados en la Biblia. Rafael es uno de los principales personajes del libro de Tobit (en los Apócrifos) y dice: "Yo soy Rafael, uno de los siete ángeles santos, que ... entran delante de la gloria del Santo." (12:15)

Comentario: "Pseudepígrafo" es una obra o texto cuyo supuesto autor no es el verdadero. El libro de Enoc se recopiló a partir de escritos judíos que se cree que datan del año 150 a.C.

Comentario: Pero estar ante Dios puede no ser todo lo que se necesita para que un ángel sea un arcángel o para identificarlo como tal. Porque Jesús dijo: "Mirad que no despreciéis a uno de estos pequeños [estos humildes creyentes en sí mismo, vs.3-6]; porque os digo que en el cielo sus ángeles contemplan siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos" (Mateo 18:10). Y Gabriel dijo: "Yo... estoy en la presencia de Dios" (Lucas 1:19); sin embargo, las escrituras no lo llaman "arcángel", a pesar de que el libro pseudoepigráfico de Enoc lo hace.

Parece haber un rango entre los ángeles por el uso explícito de la palabra "arcángel", que significa el ángel más alto, que aparece dos veces en el Nuevo Testamento. Un lugar es 1 Tesalonicenses 4:16, donde el artículo definido, aunque se emplea en la traducción, se omite en el texto griego, y por lo tanto podría entenderse como "un arcángel", y por lo tanto permitir más y así una categoría de arcángeles. Pero también aparece en Judas 9, donde se nombra a Miguel y se le llama "el arcángel", como indicando que es el único, a pesar de que Judas estaba familiarizado con el libro pseudoepigráfico de Enoc.

Sin embargo, la Escritura no se limita al término "arcángel" para indicar el rango entre los ángeles. Pero mencionaremos en este punto sólo dos más.

  1. En 2 Pedro 2:4 y Judas 6, se hace referencia a los ángeles que habían pecado, y Judas afirma además que "no guardaron su propio principado, sino que dejaron su propia morada". Esto implica tanto el rango como la asignación a lugares y responsabilidades particulares.

    Comentario: Algo "implícito" es una interpretación personal.

  2. También, 1 Pedro 3:22 habla de Jesucristo, que está a la derecha de Dios, habiendo subido al cielo; los ángeles, las autoridades y los poderes se le han sometido". Es probable que las "autoridades" y los "poderes" se refieran a categorías de ángeles con asignaciones y responsabilidades especiales, más que a seres creados que no son ángeles -al igual que en Filipenses 1:1 encontramos que esa epístola se dirige a "todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y los diáconos"-, lo cual no significa que los "obispos" y los "diáconos" no fueran "santos", sino que eran santos con responsabilidades y funciones especiales asignadas.

    Comentario: Las traducciones de la Biblia después de la King James generalmente tienen supervisor en lugar de "obispo"." Cuando se tradujo la Biblia King James, la Iglesia de Inglaterra tenía una posición o cargo de obispo. Como el rey James era el jefe de la Iglesia de Inglaterra, ordenó que la Biblia King James se ajustara a las enseñanzas y prácticas de la iglesia.

(1.) QUERUBINES (plural de querubín). Estos son los primeros en ser mencionados, y aparentemente están entre los de mayor rango.
  1. Después de que Adán y Eva pecaron y fueron expulsados del Edén. Dios "puso al este del jardín del Edén los querubines, y la llama de una espada que se volvía hacia todos los lados, para guardar el camino del árbol de la vida" (Génesis 3:24). Pero aquí no hay ninguna descripción de los querubines.
  2. Dos figuras de "querubines" hechas de oro y situadas en los dos extremos del propiciatorio sobre el arca de la alianza en el Lugar Santísimo del Tabernáculo que Dios hizo construir a Moisés en el Monte Sinaí tras la liberación de Israel de la esclavitud egipcia. Allí Dios prometió reunirse con Moisés y "comulgar" con él "desde encima de la cubierta de la misericordia, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio". - La implicación es que los "querubines" eran una de las órdenes más altas de los seres creados. (Éxodo 25:18-22; 37:7-9; Números 7:89)
  3. Más tarde, cuando el Templo de Salomón fue reconstruido para reemplazar el Tabernáculo, hubo dos figuras de "querubines" colocadas en el "oráculo" (equivalente al Lugar Santísimo en el Tabernáculo) que correspondían a las del Tabernáculo, excepto que eran más grandes y estaban ubicadas de manera diferente. Y todas las paredes de la "casa" (Templo) tenían figuras de "querubines" talladas en ellas, alternando con palmeras, por dentro y por fuera, al igual que la entrada y su puerta.
  4. Durante el cautiverio babilónico de Judá, y junto al río Chebar, "los cielos se abrieron" para el profeta Ezequiel, y éste "vio visiones de Dios", la primera de las cuales presentaba "la semejanza de cuatro criaturas vivientes" junto al río (Ezequiel 1:1-28), más tarde identificados como "querubines" (10:1-22); y en una visión posterior de un templo restaurado (40:1-47:5), sus paredes y puertas estaban cubiertas con "querubines" y palmeras alternadas (41:18-25). Y sus descripciones son más detalladas que las anteriores, también algo diferentes.
  5. La única mención de los "querubines" en el Nuevo Testamento se encuentra en Hebreos 9:5, donde se mencionan "los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio" del templo terrenal.

Comenta sobre cuatro seres vivos:
Cada una de las cuatro criaturas vivientes de Ezequiel "tenía la apariencia de un hombre", excepto que cada una tenía cuatro caras y cuatro alas, y la planta de sus pies era "como la planta de un pie de ternero" y "brillaba como el bronce bruñido". También tenían "las manos de un hombre bajo sus alas de los cuatro lados." En cuanto a la semejanza de sus rostros, tenían el rostro de un hombre; y los cuatro tenían el rostro de un león en el lado derecho; ... el rostro de un buey en el lado izquierdo; ... también el rostro de un águila (frente al rostro de un hombre)". (1:4-9)

"En cuanto a la semejanza de los seres vivos [de otra manera]. Su aspecto era como los carbones ardientes del fuego, como el aspecto de las antorchas: el fuego subía y bajaba entre los seres vivos; y el fuego era brillante, y del fuego salían relámpagos. Y los seres vivos corrían y volvían como la apariencia de un relámpago". (1:10-14)

Junto a cada una de estas "criaturas vivientes" de la primera visión de Ezequiel, él vio una curiosa rueda ("como un berilo [por lo tanto, de color verde azulado]" y "como una rueda dentro de otra rueda") en la tierra para cada una de sus cuatro caras. Y las "llantas de las ruedas eran "altas y temibles; y ... llenas de ojos alrededor". Cuando los seres vivos se movían, las ruedas se movían con ellos; y cuando se levantaban de la tierra, las ruedas se levantaban - porque "el espíritu [o, la vida] del ser vivo estaba en las "ruedas". (1:15-21) Fin del comentario sobre cuatro seres vivos

(2) SERAFÍN (plural de "seraph") - significa literalmente los de fuego, por lo que en apariencia pueden haber sido algo así como los "querubines" que vio Ezequiel - es decir, "como los carbones ardientes del fuego", o posiblemente como el rayo.

Comentario: El serafín sólo se menciona en un texto, que describe una visión sobrecogedora que tuvo Isaías de la gloria de Jehová cuando fue llamado al oficio de profeta, con "los serafines" como parte de la corte de Jehová.

"El año en que murió el rey Uzías vi al Señor sentado en un trono alto y elevado, y su cortejo llenaba el templo. Encima de él estaban los serafines; cada uno tenía seis alas; con dos se cubría el rostro, y con dos se cubría los pies, y con dos volaba. Y uno gritaba a otro [literalmente, esto a esto], y decía: "Santo, Santo, Santo es Jehová de los ejércitos; la tierra está llena de su gloria. Y los cimientos del umbral temblaron a la voz del que gritaba, y la casa se llenó de humo. Entonces dije: ¡Ay de mí! porque estoy deshecho; porque soy hombre de labios impuros, y habito en medio de un pueblo de labios impuros; porque mis ojos han visto al Rey, a Jehová de los ejércitos.

"Entonces voló hacia mí uno de los serafines, con un carbón vivo en la mano, que había tomado con las tenazas del altar; y tocó mi boca con él, y dijo:

He aquí que esto ha tocado tus labios; y tu iniquidad es quitada, y tu pecado perdonado." (Isaías 6:1-7)

Pero aquí no tenemos ninguna descripción, excepto el hecho de que cada uno tenía alas (seis en número, dos de ellas para volar), pies, cara, mano (presumiblemente dos), y podía hablar.

(3) CRIATURAS VIVIENTES. Estos los tenemos en el Nuevo Testamento, en el Libro del Apocalipsis, en la visión que tuvo Juan de la sala del trono del universo en el cielo. Había cuatro de ellos, similares en algunos aspectos a los querubines y serafines del Antiguo Testamento. Estaban "llenos de ojos por delante y por detrás", situados "en medio del trono, y alrededor del trono" - tal vez uno de cada lado del trono mismo, y a cada lado de la zona elevada del trono. "Y la primera criatura era como un león, y la segunda criatura como un ternero, y la tercera criatura tenía cara de hombre, y la cuarta criatura era como un águila voladora. Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, todos llenos de ojos alrededor y por dentro; y no descansaban ni de día ni de noche, diciendo: Santo, santo, santo es el Señor Dios, el Todopoderoso, el que era, el que es y el que ha de venir." (Apocalipsis 4:6a-8)

(4) LOS ANCIANOS. "Alrededor del trono había veinticuatro tronos [aparentemente rodeando a los cuatro 'seres vivientes' así como los 'tronos' principal y a su ocupante]; y sobre los tronos vi a veinticuatro ancianos sentados, vestidos con ropas blancas, y sobre sus cabezas coronas de oro." (Apocalipsis 4:4) Presumiblemente estos eran de apariencia humana.

La mayoría de las veces, los "seres vivos" y los "ancianos" actuaban de forma concertada. Por ejemplo,

  1. Cuando los seres vivos adoraron a Dios, los ancianos se unieron a ellos. (Apocalipsis 4:9-11)
  2. Cuando el Cordero hubo vencido para abrir el libro de los siete sellos, "los cuatro seres vivos y los veinticuatro ancianos se postraron ante el Cordero... Y entonaron un nuevo cántico, diciendo: Digno eres", etc. (Apocalipsis 5:8-10)
  3. Cuando miríadas de ángeles y toda cosa creada se unieron en la adoración, "los cuatro seres vivientes dijeron Amén. Y los ancianos se postraron y adoraron." (Apocalipsis 5:11-14)
  4. En otra ocasión, se dice que "los ancianos y los cuatro seres vivientes... se postraron ante el trono y sobre sus rostros y adoraron a Dios." (Apocalipsis 7:11-12)
  5. Y cuando la caída de Babilonia estaba siendo celebrada por una gran multitud en el cielo "los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se postraron y adoraron a Dios que está sentado en el trono, diciendo: Amén; Aleluya."(Apocalipsis 19:1-4)

En ocasiones actuaban de forma independiente.

  1. Cuando Juan estaba llorando porque no se había encontrado a nadie en el universo para abrir el libro con siete sellos, "uno de los ancianos le dijo: No llores", porque el León de la tribu de Judá había vencido para abrir el libro. (Apocalipsis 5:1-5)
  2. Al abrirse cada uno de los cuatro primeros sellos del libro, cada uno de los cuatro seres vivientes se turnaba para gritar "Ven", en respuesta a lo cual salía uno de los cuatro caballos y jinetes. (Apocalipsis 6:1-8)
  3. En otra ocasión "los cuatro y veinte ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron a Dios", sin mencionar a los cuatro seres vivientes. (Apocalipsis 11:16-18)

(5) ÁNGELES. Además de las anteriores categorías específicas de criaturas celestiales mencionadas en el Antiguo y el Nuevo Testamento, hay multitudes de otras llamadas simplemente con el término más amplio e inclusivo de "ángeles". Había "muchos ángeles... diez mil veces diez mil, y millares de millares" de los que habló en una ocasión como "alrededor del trono" (al menos 101.000.000, pero en realidad son más, pues ese número representa sólo mil millares en la segunda categoría, mientras que son millares [plural] de millares -en total, un número indefinido de proporciones asombrosas) celebrando la victoria del cordero para abrir los sellos del libro mencionado (Apocalipsis 5:11-12). Y en el libro del Apocalipsis se mencionan ángeles, solos o en grupos, en todo momento, como también lo hacen en otras partes del Antiguo y del Nuevo Testamento. Hebreos 12:22 también habla de "innumerables huestes de ángeles" en relación con "la Jerusalén celestial".

Misión de los Ángeles

Como ángeles de Dios y de Cristo, son "Espíritus ministradores, enviados para servir a los que heredarán la salvación" (Hebreos 1:14), además de otras misiones que puedan tener en el vasto y aparentemente ilimitado universo de Dios. En la mayoría de los casos, no se describe su apariencia. Y a veces han estado presentes o cerca sin ser vistos. Pero la mayoría de las veces, al ser vistos por los humanos, parecen ser hombres, y no siempre han sido reconocidos como ángeles -al menos, al principio-, de modo que "algunos se han entretenido con ángeles sin saberlo" (Hebreos 13:2) Y pueden estar presentes sin ser vistos. (véase Génesis 22:21-35; cf. 2 Reyes 6:14-17)

No se nos dice de qué manera pueden prestarnos servicio individualmente. Pero tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento se nos dan ejemplos de algunos casos de servicio ya prestados, y se predicen algunas misiones generales.

Referencias del Antiguo Testamento al servicio de los ángeles

  1. Génesis 19:1-22: Aquí tenemos un relato de "dos ángeles" (vs. 1, 15) que vinieron a Sodoma para destruirla y rescatar a Lot y su familia de la destrucción de la ciudad. Pero también se habla de ellos como "hombres" (v.10, 12, 16) y también se habían aparecido como tales a Abraham en compañía de otro que llegó a ser identificado como Jehová (ver Génesis 18, y 16-22 en particular). Estas dos ocasiones pueden referirse a Hebreos 13:2, citado anteriormente.
  2. Génesis 28:12; 31:11: Los ángeles se le aparecieron a Jacob en sueños. En uno, los vio subir y bajar entre el cielo y la tierra por una escalera, lo que simboliza su presencia y ministerios en ambos reinos y la estrecha relación entre ambos (cf. Juan 1:51). En el otro, el ángel puede haber sido "el ángel de Jehová " (véase 31:13)
  3. Salmo 34:7: "El ángel de Jehová acampó alrededor de los que le temen, y los libró". Este puede ser el ángel específico llamado "el ángel de Jehová". O bien, puede ser aquí un término para los ángeles (plural) de Jehová como una clase, como hablamos de "el caballo", significando caballo como una clase. Si este último es el significado del texto, véase 2 Reyes 6:14-16 como posible ejemplo.
  4. Salmo 78:49: "Echó sobre ellos el ardor de su cólera, la ira, la indignación y la angustia, una banda de ángeles del mal". Este curioso pasaje es una descripción poética parcial de la venganza de Dios sobre Egipto por medio de terribles plagas antes de conducir a la liberación de Israel de la esclavitud allí. No significa que los "ángeles" fueran malvados, sino que fueron empleados como agentes de Dios para traer los males de las aflicciones sobre los habitantes de la tierra -como en el caso del "ángel de Jehová" a veces (véase 2 Samuel 24:15-17; 2 Reyes 19:32-36). O incluso puede ser una expresión figurada, llamando a los propios males sus ángeles o agentes.
  5. Salmo 91:11-12: "Porque él dará a sus ángeles el mando sobre ti, para que te guarden en todos tus caminos. Te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con una piedra". Este Salmo en su conjunto es poéticamente descriptivo del estado bendito de los justos - describiendo su seguridad espiritual en términos de seguridad física. Los versos 9-10 que le preceden en la Versión Estándar Americana (usando su interpretación marginal del v. 9) dicen lo siguiente "Porque has dicho: Jehová es mi refugio, Has hecho del Altísimo tu morada; No te sobrevendrá ningún mal, ni ninguna plaga se acercará a tu tienda". Luego siguen los vs. 11-12. Como se citó anteriormente, con el ministerio angélico involucrado. Satanás citó esto a Jesús (con una omisión significativa) en una de sus tentaciones, convirtiéndolo en una promesa física para él - "Si eres el Hijo de Dios. (Mateo 4:5-6)
  6. Ezequiel 9:1-11: Esta es parte de una serie de visiones dadas a Ezequiel en relación con las abominaciones en Jerusalén y el castigo de Dios sobre sus habitantes culpables (ver 8:1-4). En el capítulo 9, vio a "seis hombres" cada uno "con su arma destructora en la mano" (vs. 1-2), encargados de ejecutar la ira de Dios; pero la descripción de lo que vio Ezequiel fue más bien como si fueran ángeles y no hombres reales. "Y un hombre en medio de ellos vestido de lino, con un tintero de escritor a su lado" (vs.2,3,11), era también una parte de lo que Ezequiel vio en relación con los "querubines" del capítulo siguiente, y sus dos manos estaban llenas de carbones de fuego de entre los querubines para esparcirlos sobre la ciudad. (10:2,6-7)
  7. Daniel 3:19-28: Nabucodonosor hizo echar a Sadrac, Mesac y Abednego en un horno de fuego, y entonces vio con ellos a uno que, según dijo, era "como un hijo de los dioses"; y cuando salieron ilesos, dijo: "Bendito sea el Dios de Sadrac, Mesac y Abednego, que ha enviado a su ángel y ha librado a sus siervos que confiaban en él", etc.
  8. Daniel 7:9-12: Esta fue una de las visiones nocturnas de Daniel. Dijo él: "He visto (observado) hasta que se colocaron tronos, y se sentó uno que era el más antiguo de los días... miles de miles le servían, y diez mil veces diez mil estaban de pie delante de él". Estos, presumiblemente, eran ángeles a su disposición. (Cf. Apocalipsis 5:11)
  9. Daniel 8:15-27: Gabriel (un ángel del Señor, Lucas 1:11, 19, 26) fue llamado para que le explicara a Daniel una visión que acababa de ver pero que no entendía.
  10. Daniel 9:20-27: "Y mientras hablaba y oraba, y confesaba mi pecado de mi pueblo Israel, y presentaba mi súplica ante Jehová mi Dios por el santo monte de mi Dios; sí, mientras hablaba mi oración, el hombre Gabriel [evidentemente el ángel Gabriel, según lo anterior]. a quien había visto en la visión del principio, siendo hecho volar velozmente, me tocó, a la hora de la ofrenda de la tarde. Y me instruyó. Y habló conmigo, y dijo: Oh Daniel, ahora he salido para darte sabiduría y entendimiento. Al principio de tus súplicas salió la orden, y he venido a decírtelo, porque eres muy amado; por tanto, considera este asunto y entiende la visión." (Entonces la información transmitida por Gabriel)
  11. Daniel 10:10 - 11:1: "Y he aquí que una mano me tocó [dijo Daniel después de una visión que lo había dejado sin fuerzas y había caído en un profundo sueño], la cual me puso sobre mis rodillas y sobre las palmas de mis manos. Y me dijo: Oh Daniel, hombre muy amado, entiende las palabras que te digo, y ponte en pie, porque a ti he sido enviado ahora; y cuando hubo dicho esta palabra, me puse a temblar. Entonces me dijo: No temas, Daniel, porque desde el primer día que pusiste tu corazón en comprender y humillarte ante tu Dios, tus palabras fueron oídas, y yo he venido por causa de tus palabras. Pero el príncipe del reino de Persia [¿será un príncipe angélico caído?] me resistió veintiún días; pero he aquí que Miguel, uno de los principales príncipes [de hecho "el arcángel" Judas 9], vino a ayudarme y me quedé allí con los reyes de Persia. Ahora he venido para hacerte comprender lo que le sucederá a tu pueblo en los últimos días.... Entonces dijo: ¿Sabes por qué he venido a ti? Y ahora volveré para luchar co
  12. ntra el príncipe de Persia; y cuando salga, he aquí que vendrá el príncipe de Grecia. Pero yo te diré lo que está inscrito en la escritura de la verdad; y no hay nadie que se oponga a mí, sino Miguel, tu príncipe. Y en cuanto a mí, en el primer año de Darío el Medo, me levanté para confirmarlo y fortalecerlo."

Este personaje no identificado habla de sí mismo de tal manera que lo sitúa cerca de Miguel, el arcángel. Y este mismo personaje le dio a Daniel el resto de la información en el capítulo 11 y hasta el 12:4. Además, en 12:1 habla de "Miguel"...., el gran príncipe que defiende a los hijos de tu pueblo" -es decir, a los justos de Israel-, un ángel protector del pueblo de Dios, al parecer, que interviene en favor de Dios y de los súbditos obedientes de Dios contra Satanás y sus secuaces. (Cf. Apocalipsis 12:7-8.)

Referencias del Nuevo Testamento a los servicios de los ángeles.

  1. Lucas 1:5-23: El ángel Gabriel envió a un sacerdote llamado Zacarías, para predecir el nacimiento de Juan el Bautista.
  2. Lucas, 1:26-38: El ángel Gabriel también fue enviado a "una ciudad de Galilea, llamada Nazaret", a una virgen llamada María, para predecir el nacimiento de JESÚS, "el hijo del Altísimo".
  3. Mateo 1:18-25: Un ángel del Señor se le apareció en sueños a José, a quien María estaba desposada, para asegurarle que era por el Espíritu Santo que estaba encinta, y que no debía temer tomarla para sí.
  4. Lucas- 2:8-20: Un ángel del Señor, acompañado repentinamente por "una multitud del ejército celestial", se apareció a los pastores que velaban por su rebaño durante la noche cerca de Belén, para anunciarles el nacimiento de Jesús en esa ciudad y para indicarles cómo encontrarlo.
  5. Mateo 2:13-15: Un ángel del Señor se le apareció a José en sueños para que llevara al niño y a su madre a Egipto para frustrar el esfuerzo del rey Herodes por destruirlo.
  6. Mateo 2:19-23: Un ángel del Señor se le apareció igualmente a José en sueños, cuando Herodes había muerto, para que llevara al niño y a su madre a la tierra de Israel.
  7. Mateo 4:11: Después del bautismo de Jesús, de 40 días de ayuno y de resistir con éxito la tentación del Diablo, "he aquí que vinieron unos ángeles y le administraron". (Véase también Marcos 1:13)
  8. Mateo 13:36-43: En su explicación de la Parábola de la Cizaña, Jesús dijo "la cosecha es el fin del mundo; y los segadores son los ángeles.... El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y recogerán del reino a todos los que causan tropiezo y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego", etc.
  9. Mateo 13:47-50: En la Parábola de la Red, dijo que "en el fin del mundo: saldrán los ángeles, y cortarán a los malos de entre los justos, y luego los echarán en el horno de fuego", etc.
  10. Mateo16,27: "Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria del Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno según sus obras." (Cf. 25:31-46)
  11. Mateo. 18,10: "... porque os digo que en el reino de los cielos sus ángeles contemplan siempre el rostro de mi padre que está en los cielos". (Cf. Hechos 12:15)
  12. Mateo 24:30-31: "... verán al hijo del hombre venir en las nubes del cielo con poder y gran gloria. Y enviará a sus ángeles con gran sonido de trompeta, y reunirán a sus elegidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro." (Véase también Marcos 13:26-27; también 1 Tesalonicenses 4:16)
  13. Mateo 25:31-32: "Pero cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y ante él se reunirán todas las naciones" - para ser juzgadas. (vs.33-46). (Cf. Capítulo, 16:27; también, Judas 14-15)
  14. Mateo 28:1-10: En la mañana de la resurrección de Cristo, "un ángel del Señor descendió del cielo, vino, removió la piedra y se sentó sobre ella", etc. (Véase también Marcos 16:1-7; Lucas 24:1-7,22-23; cf. Juan 20:11-13)
  15. Marcos 8:38: "Porque el que se avergüence de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del Hombre se avergonzará de él, cuando venga en la gloria del Padre con los santos ángeles." (Ver Lucas 9:26; 12:8-9; cf. Mateo 10:32-33)
  16. Lucas 15:10: "Os digo que hay alegría en presencia de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente."
  17. Lucas 16:22: "Y sucedió que el mendigo [Lázaro] murió, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham".
  18. Lucas- 22,43: "Y se le apareció [a Jesús, en el huerto de Getsemaní] un ángel del cielo que le fortalecía". (Cf. Mateo 4:11)
  19. Hechos 1:10-11: "Mientras ellos [los apóstoles durante la ascensión de Cristo] miraban fijamente al cielo mientras él se iba, he aquí que dos hombres [evidentemente ángeles] se pusieron junto a ellos vestidos de blanco", y les aseguraron su regreso de la misma manera.
  20. Hechos 5:19-20: "Un ángel del Señor" abrió las puertas de la cárcel y liberó a los apóstoles, que habían sido encarcelados por predicar el evangelio de Cristo resucitado.
  21. Hechos 7:53: Esteban, en un discurso ante el Sanedrín, dijo al tribunal: "Vosotros... recibisteis la ley [de Moisés] como fue ordenada por los ángeles, y no la guardasteis". (Cf. Gálatas 3:19; Hebreos 2:2)
  22. Hechos 8:26: "Un ángel del Señor" ordenó a Felipe, el evangelista, que saliera de Samaria y se dirigiera al sur, al camino de Jerusalén a Gaza, donde contactó con un eunuco etíope y lo convirtió a Cristo. (vs. 27-39)
  23. Hechos 10:3-7,22,30-32: "Un ángel de Dios", "un ángel santo", "un hombre... con vestimenta brillante", se le apareció a Cornelio y le indicó que se pusiera en contacto con el apóstol Pedro para que le dijera las palabras por las que él y su casa podrían salvarse.
  24. Hechos 12:5-11: "Un ángel del Señor" liberó al apóstol Pedro de la cárcel y evitó que fuera condenado a muerte por Herodes.
  25. Hechos 12,15: Cuando Pedro salió de la cárcel y se presentó en casa de María, la madre de Juan Marcos, respondiendo una criada a su llamada "a la puerta del portal" e informando de que era Pedro, le dijeron: "Es su ángel". (Cf. Mateo 18:10)
  26. Hechos 12:23: "Un ángel del Señor" hirió a Herodes para que muriera, porque no dio la gloria a Dios cuando aceptó la aclamación como "dios".
  27. Hechos 23:6-9: Los fariseos y los saduceos estaban en desacuerdo en cuanto a si existe tal cosa como un ángel - también en cuanto a si hay una "resurrección" o "espíritu" - con el apóstol Pablo creyendo con los fariseos en los tres.
  28. Hechos 27:23-24: "Un ángel de Dios" se puso junto a Pablo una noche a bordo de un barco en tempestad en el Adria" (un brazo del Mediterráneo) para garantizar su seguridad y la de todos los que estaban a bordo.
  29. 1 Corintios 11:10: El apóstol Pablo escribió que la mujer debía tener "una señal de autoridad en la cabeza, a causa de los ángeles", probablemente por su preocupación de que todos sean sumisos a Dios. (Véase Lucas 15:7,10)
  30. 1 Tesalonicenses 4:16: "Porque el Señor mismo descenderá del cielo con aclamación, con voz de arcángel y con trompeta de Dios; y los muertos en Cristo resucitarán primero" - lo que significa que el arcángel estará incluido con los ángeles que acompañen a nuestro Señor a su regreso al final de la historia terrenal.
  31. 2 Tesalonicenses 1:7-10: "El Señor Jesús se manifestará desde el cielo con sus poderosos ángeles" (Versión Reina Valera), cuando venga a vengarse de los impíos y a ser glorificado en sus santos.
  32. 1 Timoteo 3:16: "Aquel que se manifestó en la carne" (véase Juan 1:1-1,14; 1 Juan 1;1-4; 3:5) fue "visto por los ángeles" - evidentemente mientras estaba en la tierra. (véase Mateo 4:11; Marcos 1:13; también, Lucas 2:13; 24: 4-7; Hechos 1:10-11; cf. Juan 1:51)

Conclusión de la Misión de los Ángeles
Los ministerios de los ángeles han sido variados a lo largo de la historia de la humanidad, pero se han utilizado sobre todo en la guía providencial de Dios y en la protección de su pueblo: "enviados para servir a los que han de heredar la salvación" (Hebreos 1:14). (Hebreos 1:14) Y apareciendo como hombres; los extranjeros y los hombres en ocasiones han "entretenido a los ángeles sin saberlo." (Hebreos 13:2)

Es posible que seamos receptores de sus ministerios y no lo sepamos. También es probable que los espíritus de todos los justos sean conducidos al morir por los ángeles al paraíso de Hade, como en el caso de Lázaro. (Lucas 16:22)

Por último, parece que entonces nos uniremos a ellos en el mundo celestial. (Hebreos 12:22-24)

GABRIEL

En el Antiguo Testamento se le menciona dos veces, y se le llama "el hombre Gabriel", porque tiene apariencia de hombre. En la primera ocasión se le apareció al profeta Daniel para explicarle una visión que había visto pero que no entendía (Daniel 8:1-19). En el segundo caso, también se le apareció a Daniel, esta vez en respuesta a la oración y para instruirle más sobre la visión que había visto. (9:20-23)

También se menciona a Gabriel dos veces en el Nuevo Testamento. En el primer caso, se apareció a Zacarías, el padre de Juan el Bautista, para anunciarle el nacimiento de éste, diciendo "Yo soy Gabriel, que estoy en presencia de Dios, y he sido enviado para hablarte y darte estas buenas nuevas" (Lucas 1:5-23). Y seis meses después fue enviado por Dios a "una ciudad de Galilea, llamada Nazaret", a una virgen llamada María, para anunciarle que concebiría por obra del Espíritu Santo y daría a luz un hijo, al que llamaría Jesús, y que sería llamado Hijo del Altísimo. (1:26-38)

MICHAEL

Después de cierta visión de Daniel, uno fue enviado por Dios para explicarle el significado de la misma, sin embargo, ese fue retrasado por el príncipe del reino de Persia; pero, dijo a Daniel, "Miguel, uno de los principales príncipes, vino a ayudarme". Y antes de partir, le dijo: "No hay nadie que sostenga conmigo a éstos [el príncipe de Persia y el príncipe de Grecia], sino Miguel, tu príncipe". (véase Daniel 10:1-21, con el nombre de Miguel mencionado en los versículos 13 y 21.) Y en 12:1, se le menciona de nuevo por su nombre, y se le describe como "el gran príncipe que defiende a los hijos de tu pueblo" - el pueblo de Daniel, los santos de los judíos.

En el Nuevo Testamento, en Judas 9, se le llama "arcángel Miguel" (el nivel más alto de los ángeles), y se le describe como habiendo contendido con el diablo y "disputado sobre el cuerpo de Moisés". Y, finalmente, en Apocalipsis 12;7-9, leemos: "Y hubo guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles salieron a pelear con el dragón; y pelearon el dragón y sus ángeles, y no prevalecieron, ni se halló ya su lugar en el cielo. Y fue arrojado el dragón, la serpiente antigua, el que se llama Diablo y engañador del mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él." Todo esto fue visto por Juan en una visión, mientras estaba en la Isla de Patmos.

SATÁN

La palabra inglesa proviene del término hebreo Satanás en el Antiguo Testamento y del término griego Satanas en el Nuevo Testamento. Su significado básico es "adversario". Se traduce como "Satanás", que significa adversario supremo de Dios y del hombre y que Dios tolera dentro de ciertos límites mientras dure el período de prueba del hombre en la tierra, pero que después está condenado al "fuego eterno" junto con sus agentes. (La única excepción es cuando Jesús llamó a Pedro "Satanás" en el sentido de un hombre parecido a Satanás cuando desafió la predicción de nuestro Señor sobre su próxima muerte en Mateo 16:23; Marcos 8:33).

Carácter e identidad
En Apocalipsis 12:9, donde se le representa simbólicamente como un "dragón". Se le describe como "la serpiente antigua, la que se llama Diablo, y Satanás, el engañador del mundo entero". La palabra "Diablo" significa calumniador, alguien que hace declaraciones maliciosamente falsas o un calumniador. Y el ser llamado "la serpiente antigua... el engañador" es evidentemente una alusión a la serpiente que, como agente de Satanás, por medio de la falsedad y la calumnia de Dios engañó a Eva en el jardín del Edén (Génesis 3), y la condujo a ella y a Adán al pecado que terminó en la muerte física para ellos y toda la posteridad. En consecuencia, Jesús dijo a los judíos que pretendían matarlo "Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Es un asesino desde el principio, y no está en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla la mentira, habla por sí mismo, porque es mentiroso y su padre" (Juan 8:44). El apóstol Pablo habla de "la serpiente [que] engañó a Eva con su astucia" (2 Corintios 11:3), de "las artimañas del diablo "(Efesios 6:11) y de "sus artimañas" (2 Corintios 2:11). Puede aparecer como "un ángel de luz" (2 Corintios 11:14). También, por el contrario, "vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, que anda alrededor buscando a quien devorar." (1 Pedro 5:8)

Origen y destino

  1. Parece probable que Satanás fuera creado como un ángel de Dios de alto rango, pero no precisamente el más alto, y que fuera líder de "los ángeles que pecaron" y fueron "arrojados", como se menciona en 2 Pedro 2:4 y Judas 6. En este último pasaje, se afirma que "no conservaron su propio principado, sino que abandonaron su propia morada", lo que implica que no estaban satisfechos con el rango y la esfera que se les había asignado.
  2. En Apocalipsis 12:7-9, leemos: "Y hubo una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles salieron a pelear con el dragón; y pelearon el dragón y sus ángeles, pero no prevalecieron, ni se halló ya su lugar en el cielo. Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua, el que se llama Diablo y Satanás, el engañador del mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él."
    Comentario: Esto fue parte de una visión que Juan tuvo en la Isla de Patmos, simbólica de lo que sucedió como resultado del intento de Satanás de destruir a Jesús después de que había nacido, y finalmente lograr su crucifixión - sólo para que Él fuera resucitado por Dios de entre los muertos y "arrebatado a Dios y a su trono." (12:4-5)
  3. En Mateo 25:41, Jesús habla del "fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles". Por lo tanto, Satanás debe haber sido un ángel poderoso con otros ángeles alineados con él, al igual que Miguel era un ángel poderoso ("el arcángel", Judas 9) y, según las imágenes de Apocalipsis 12, tenía aún otros ángeles alineados con él. Los ángeles caídos, incluyendo a Satanás, aún no han sido arrojados al "fuego eterno", sino que están reservados para el juicio" (2 Pedro 2:4) - Judas dice "para el juicio del gran día" (Judas 6). Este es sin duda el "día" que Dios designó para juzgar al mundo en justicia por el "hombre" que resucitó de entre los muertos. (Hechos 17:31)
  4. En Job (1:6,7,7,8,9,12,12; 2:1,2,2,3,4,6,7) tenemos la primera mención de "Satanás" con ese nombre - designado en hebreo como "el Satanás", evidentemente a modo de preeminencia.

La tradición antigua identifica a Job con Jobab, el segundo rey de Edom (Génesis 36:33); y se cree que Uz estaba a lo largo de la frontera entre Palestina y Arabia, extendiéndose desde Edom hacia el norte y el este hacia el río Éufrates. La parte de la tierra de Uz que la tradición ha llamado hogar de Job era Hauran, al este del Mar de Galilea, una parte de la cual fue llamada más tarde Bashan, también Golan (hasta hoy).

El Diablo - El término "diablo" ya ha sido descrito como un calumniador - calumniador - un falso acusador. No todas las acusaciones de Satanás son necesariamente falsas, pero todas son de mala intención, y la mayoría de ellas son falsas. Siendo un inveterado {firmemente establecido o de larga data} enemigo de Dios y del hombre, acusa al hombre ante Dios (Job 1:6-11; 2:1-5; Apocalipsis 12:9-19), y a Dios ante el hombre (Génesis 3:1-15). La palabra griega que se traduce más apropiadamente como "diablo" es diabolos. Se traduce como "falso acusador" en 1 Timoteo 3:1 y 2 Timoteo 3:3, y "calumniador" en Tito 2:33, "diablo" una vez (Juan 6:70), donde Jesús dijo de Judas Iscariote que era un "diablo" - no "el diablo."

Belial -Se trata de una forma griega de la palabra hebrea beliyaal, que significa inutilidad. maldad, compañero vil e impío.

Belcebú - En la Vulgata latina de Jerónimo (a finales del siglo IV d.C.) de la obra griega del Nuevo Testamento Beelzeboul en Mateo 10:25; 12:24, 27; Marcos 3:22; Lucas 11:15,18,19), y adoptada en la mayoría, si no en todas las traducciones al inglés. Fue utilizado por los enemigos judíos de Jesús y por Él mismo también del "príncipe de los demonios" y aplicado a "Satanás" (Mateo12:24-27)

El Tentador - Esa descripción aparece en Mateo 4:3 y en 1 Tesalonicenses 3:5 - literalmente, el que tienta, y el que tienta, respectivamente. Satanás, como tentador, solicita acciones malas.

El Maligno - Véase Mateo 13:19, 38-39; 1 Juan 2:13-14; 3:12; 5:18.

El Engañador - Véase Apocalipsis 12:9; cf. 20:3, 8.

El Acusador - Véase Apocalipsis 12:10; cf. Job 1:11; 2:4-5.

El Enemigo - Véase Mateo 13:39.

Adversario< - Véase 1 Pedro 5:8; la palabra griega es antidikos, que originalmente significaba un oponente en un juicio, pero llegó a usarse como una palabra general para un adversario ya sea en un tribunal o no. En este último pasaje, Satanás se usa como verbo, lo que significa acusar, ser un adversario. (cf. Zacarías 3:1)

¿Lucifer? Creemos que no. - Las primeras traducciones bíblicas de Isaías dicen: "¡Cómo has caído del cielo, oh Lucifer, hijo de la mañana! Cómo has sido cortado a la tierra, que debilitó a las naciones". Pero en una nota, dice. "O, oh estrella del día". Pero el contexto de Isaías 14:3-23 muestra que el término se utiliza para dirigirse al "rey de Babilonia" (v.4), la estrella más brillante en los cielos políticos en ese momento, no a Satanás, a pesar de cualquier comparación entre los dos y cualquier descripción hiperbólica utilizada, la mayoría de las cuales representan el propio orgullo egoísta y arrogante del rey y sus ambiciosos designios, que pronto serán frustrados por el derrocamiento y la caída.

El contexto que acabamos de mencionar representa la segunda parte de una "carga" u oráculo contra la propia nación de Babilonia, que comienza con Isaías 13:1. Otra profecía similar se encuentra en Ezequiel 28: 1-19, contra el "príncipe de Tiro", en la que se describe su orgullo desmedido y se le advierte de la proximidad de la muerte (vs. 1-10), seguida de una satírica "lamentación sobre el rey de Tiro" (vs. 11-19), que casi con seguridad era el mismo que el "príncipe".

Capítulo 4
Demonios

Este estudio sobre los demonios incluirá también su relación y participación en otros temas, como el culto pagano, las creencias y prácticas, incluyendo la astrología y el culto a los antepasados, el espiritismo y la nigromancia, la adivinación, la reencarnación mágica, la transmigración de las almas y todo tipo de mitos y supersticiones, etc. Algunos de ellos no podemos volver a mencionarlos, a no ser de forma incidental y breve.

A pesar del considerable material sobre el tema, la Biblia no proporciona respuestas concluyentes o necesariamente auténticas a casi todas las preguntas que pueden o pueden plantearse. Pero será nuestro propósito abarcar una amplia gama de materiales que razonablemente podamos en las Escrituras y que contribuyan a su comprensión.

En la Biblia la palabra "espíritu", pero no alma, se usa tanto para entidades no humanas como humanas, tanto buenas como malas, como DIOS, el ESPÍRITU SANTO y CRISTO, ÁNGELES y DEMONIOS. Un hecho interesante es que la creencia en el mundo de los espíritus (tanto buenos como malos) ha caracterizado a todas las culturas conocidas en toda la tierra, no sólo en las tierras de la Biblia, sino también en las culturas semíticas, egipcias, griegas y romanas predominantes en esas tierras.

La palabra "demonio" es una transliteración del sustantivo griego daimon y se encuentra tanto en nuestro Nuevo Testamento como en los LXX (una traducción griega del Antiguo Testamento de alrededor del año 250 a.C.).

La Septuaginta (LXX) habla de un pueblo rebelde "que quema incienso sobre altares de ladrillo, sin especificar a quién sino a los objetos de culto prohibidos; por ejemplo, Baal y otros dioses paganos".

Una creencia popular en el mundo helenístico o griego antes de los tiempos del Nuevo Testamento era: "Los espíritus de los mortales se convierten en demonios cuando se separan de los cuerpos terrenales". (A. Campbell, Popular Lectures and Addresses, pp.380, 381, 386.) Era una noción común en el mundo griego (y en el mundo pagano en general) que los demonios suelen aparecer en todo tipo de lugares, en todos los momentos posibles, especialmente los de bestia extraña, y se manifiestan en las más diversas desgracias. Los sucesos eran a menudo misteriosos hasta que se reconocían como obra de un demonio. Se creía que algunos demonios eran benignos y sólo querían los sacrificios que se les debían, otros eran hostiles y dañinos, incluso violentos, y había que contrarrestarlos con los medios más drásticos. La posesión demoníaca, que provocaba enfermedades, también se había convertido en parte de la creencia popular. Y también la práctica de intentar expulsarlos o exorcizarlos mediante la magia.

Prácticas detestables

El mundo pagano en general mantenía opiniones similares a las creencias populares griegas con referencia a los espíritus. Ese concepto abarcaba las fuerzas que median entre los dioses superiores y el hombre, incluidos los espíritus de los muertos, de forma muy parecida a como se representa a los ángeles en el Antiguo Testamento entre Jehová y el hombre. Pero los escritos del Antiguo Testamento prohibían al pueblo de Dios adoptar las creencias y prácticas de los paganos, como posteriormente hizo y hace el Nuevo Testamento.

Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento condenan como abominaciones diversas prácticas y creencias paganas en relación con los demonios, como se indica a continuación:

  1. la práctica de pasar a su hijo o a su hija por el fuego
  2. el que utiliza la adivinación,
  3. el que practica el augurio (un presagio),
  4. un encantador,
  5. un hechicero,
  6. un encantador,
  7. un consultor de un espíritu familiar,
  8. un mago,
  9. un nigromante.
  10. la adivinación,
  11. la magia,
  12. brujería (mago, además de bruja)
  13. la astrología,
  14. Pronósticos mensuales,
  15. exorcismo,
  16. superstición,
  17. ídolo (y términos afines),
  18. la impostura (cuya razón se explicará más adelante).

Significado de algunas de estas prácticas
  1. Pasar al hijo o a la hija por el fuego como adoración:
    Esta era una forma de sacrificio de niños, ampliamente practicada en Canaán y sus alrededores, y una práctica abominable.

  2. Idolatría
    Literalmente, la idolatría es la adoración de ídolos o imágenes como deidad; figurativamente, el apego excesivo o la veneración por cualquier cosa, en cuyo sentido se dice que la "codicia" es idolatría (Colosenses 3:5). Nuestra palabra inglesa "idol" viene del griego eidolon, algo visto, una imagen o semejanza, que representa la forma de un objeto, ya sea real o imaginario. En otras palabras, representa una no-entidad en lo que respecta a la realidad. Pero, en la mente de los paganos, al ofrecer sacrificios a los ídolos "sacrifican a los demonios, y no a Dios; y no quiero que vosotros [los cristianos] tengáis comunión con los demonios"." (1 Corintios 10:20)

    Al dar el Decálogo a Israel en el Sinaí, Jehová dijo: "No tendrás otros dioses fuera de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra; no te inclinarás ante ellos, ni los servirás, porque yo, Jehová, tu Dios, soy un Dios celoso." (Éxodo 20:4-5)
    Según Romanos 1:18-32, la religión originalmente era monoteísta (adoración de un solo Dios verdadero), no politeísta (creencia en muchos dioses) y no idolatría (adoración de imágenes). No hay registro de politeísmo o idolatría antes del diluvio. Pero parece que no muchas generaciones más tarde, estos habían surgido "Vuestros padres habitaron antiguamente al otro lado del río [el Éufrates], hasta Taré, padre de Abraham, y el padre de Nacor; y sirvieron a otros dioses." (Josué 24:2)

  3. Superstición
    La superstición se basa en sentimientos irracionales de miedo, una creencia en un sistema religioso considerado (por otros que no son el creyente) como sin apoyo razonable, lo oculto o la creencia en presagios, amuletos y signos. (de Funk & Wagnalls New Practical dictionary of the English Language)

    Nuestra cultura, incluso entre los cristianos, no está totalmente libre de vestigios de antiguas supersticiones. Una superstición común de la Edad Media era que el diablo podía entrar en una persona durante un momento de descuido cuando estornudaba, pero que esto podía evitarse si cualquiera de los presentes apelaba inmediatamente a Dios; por ejemplo, "que Dios te bendiga" cuando alguien estornuda, lo que implicaba su creencia en el poder de la magia y la brujería. Entre otros vestigios similares están la creencia de que el 13 es un número de mala suerte, la creencia en el mal de ojo, que romper un espejo da mala suerte y, por el contrario, que una herradura, una pata de conejo o un trébol de cuatro hojas dan buena suerte. La más frecuente y la que se toma más en serio en nuestros días es la dependencia del horóscopo publicado para orientar las actividades diarias, basada en la creencia de que los astros (que antiguamente se creía que eran demonios, dioses y diosas) influyen en las naciones y los individuos y que los astrólogos pueden predecir con ellos los acontecimientos de la vida de una persona. (Véase más abajo el término "Astrología")

  4. Adivinación
    Este es el proceso por el cual los humanos intentan, o profesan, adquirir información de los poderes sobrehumanos de las divinidades, mediante el uso de varios medios físicos. (Véase Ezequiel 21:21). Contrasta con la profecía genuinamente inspirada. En el Nuevo Testamento (Hechos 16:16), se representa a una doncella como "poseedora de un espíritu de adivinación" - literalmente, "un espíritu de pitón, el nombre de la serpiente mitológica asesinada por Apolo". (Léxico griego analítico de Harper)

  5. Calmante
    Alguien que afirma tener una visión sobrenatural y es capaz de revelar secretos y predecir eventos, un vidente, adivino, aquellos que fueron poseídos por el espíritu maligno (representado por un dios o diosa pagana) mientras entregaban su mensaje oracular. (Vine, Expository Dictionary). Nunca se utiliza ni en el Antiguo ni en el Nuevo Testamento para referirse a los profetas de Dios.

  6. Augurio
    La predicción de acontecimientos por medio de auspicios o presagios, por lo tanto, predicciones basadas en el vuelo de los pájaros, la alimentación de la falta, los fenómenos en el cielo, como un meteorito o un eclipse; y predicciones basadas en cualquier cosa - como gatos negros, pesadillas, días o números de mala suerte y la rotura de espejos.

  7. Consultar a un espíritu familiar
    Esto se considera comúnmente como consultar, o pretender consultar, con un espíritu con el que se tiene relación y al que se puede pedir información, consejo o ayuda, como en el caso de la doncella adivina de Hechos 16:16-18.

  8. Mago
    Mago es una traducción de la palabra hebrea yiddeoni, un conocedor o psíquico. Es interesante observar que Isaías, en el capítulo 8:19, habla de los "que gorjean y murmuran", posiblemente refiriéndose a disfrazar sus voces para que parezcan voces de muertos (cf. 29:4). Se considera que un mago es un varón, mientras que de un espíritu familiar se habla más bien de una mujer.

    Comentario: Mago y bruja no tienen la misma raíz. La expresión "bruja de Endor" tiene referencias a una mujer con un "espíritu familiar"." (1 Samuel 28:7-9)

  9. Necromancia
    La práctica o la pretensión de llamar a los espíritus de los muertos y preguntarles. La palabra hebrea darash, significa consultar a los muertos. Eso es lo que hizo Saúl a través de la mujer de Endor como médium (1 Samuel 28:8-19) - ella tenía un "espíritu familiar" - al menos fingiendo tenerlo, y Dios ciertamente le concedió éxito esta vez, si su práctica habitual era o no fingida. Y, a partir de Deuteronomio 18:11, parece una inferencia razonable que los "consultores de espíritus familiares" y los "magos" denotan por igual a los que buscan, o pretenden buscar, oráculos de los espíritus de los muertos. La Nueva Versión Internacional traduce sistemáticamente "médiums" y "espiritistas"."


  10. Pronóstico mensual
    Supuesta adivinación por los presagios de la luna nueva. (Isaías 47:13)

  11. Astrología
    Supuesta forma de adivinación mediante la determinación e interpretación adecuada de la ubicación de los cuerpos celestes del zodiaco -estrellas, planetas, sol y luna, adorados por los paganos como deidades- basada en la creencia de que influyen en los asuntos humanos y determinan el curso de los acontecimientos por sus movimientos y ubicaciones respectivas y relativas en momentos concretos.

  12. Magia
    Se trata del intento de los seres humanos de obligar o al menos inducir a una divinidad, mediante el uso de medios físicos, a hacer lo que desean que haga -ya sea bueno (Magia Blanca) o malo (Magia Negra)-, términos entre paréntesis que no aparecen en la Biblia. El propósito de la "Magia Blanca" suele ser contrarrestar o proteger de la "Magia Negra"."

  13. Encanto
    Esta forma de magus (hechicero) parece ser, en su mayor parte, un encanto mágico o un hechizo que se intenta realizar mediante un encantamiento o una fórmula de palabras cantadas o recitadas, pero excluye la acción.

  14. Encantador
    Encantar tiene un significado muy parecido al de encantar y también puede incluir a los encantadores de serpientes.

  15. Brujería
    Se podría pensar que esto tiene que ver con la práctica o los supuestos poderes de las brujas (mujeres) o de los magos (hombres), principalmente con fines malignos, que hacen uso de la magia negra, la hechicería, el encantamiento, el satanismo y otras artes ocultas (misteriosas y supuestamente sobrenaturales). Pero esto no es del todo exacto. Brujería y hechicería son prácticamente sinónimos.

  16. Hechicería
    Término general que abarca tanto la adivinación como la magia, pero generalmente con fines egoístas y engañosos, si no se pretende perjudicar a otros; el uso declarado de poderes obtenidos de la asistencia o el control de los espíritus, especialmente para la adivinación; pero también, para la magia negra, la brujería.

  17. Impostura
    Impostor o charlatanes viene de la palabra griega goetes que denota un aullador o aullador, y se usaba de un encantador o mago que pronunciaba conjuros en una especie de aullido o lamento. Puede tener referencia a los falsos maestros que practicaban artes mágicas (ver Hechos 19:19) pues muchos que practicaban "artes mágicas" reunían sus libros y los quemaban, en Éfeso, donde estaba Timoteo. Bien podría ser que la mayoría de los que practicaban las llamadas artes ocultas fueran impostores.

  18. Exorcismo
    Es la práctica (pretendida, si no real) de expulsar a los espíritus malignos de las personas, lugares o cosas en las que se cree que están, por medio de encantamientos y la realización de ciertas artes ocultas o mágicas, lo contrario de los ritos que tienen como objetivo propiciar o evocar la asistencia del mundo de los espíritus. No fue utilizado por Jesús y sus discípulos para expulsar a los demonios - Jesús los expulsó "con una palabra" (Mateo 8:16). La palabra "exorcista" (Gr. Exorkistes) sólo aparece en la Biblia en Hechos 19:13, donde se utiliza para referirse a los que intentaban expulsar a los espíritus malignos utilizando el nombre de Jesús, a quien el apóstol Pablo predicaba, y aparentemente fue utilizada por Pablo para desacreditar a los exorcistas profesionales.

La existencia de los demonios: ¿Reales o mitológicos?

Creencia generalizada en la realidad
La creencia en los demonios y en la posibilidad de la posesión demoníaca depende, en primer lugar, de la creencia en un mundo espiritual, que probablemente se remonta al principio del hombre y fue universal hasta la época de Cristo, excepto entre los saduceos. Eran una secta de los judíos que negaba la realidad de los ángeles, los espíritus o la resurrección (Hechos 23:8), cuya incredulidad fue refutada por Jesús.

La creencia en los demonios y la posesión demoníaca siguió ocupando un lugar importante en la vida del pueblo cristiano hasta finales del siglo XVIII. Desde entonces, la creencia en los espíritus ha disminuido un poco en los países civilizados debido a una tendencia creciente hacia el materialismo extremo, y la creencia en los demonios (fantasmas) se ha vuelto más generalizada como superstición. Incluso algunos que dicen creer en la Biblia, así como los escépticos, han considerado que los demonios nunca existieron realmente y que la creencia en ellos, así como en la posesión demoníaca, era realmente supersticiosa. Por otro lado, en los últimos tiempos (comenzando no más tarde de la década de 1970) ha habido un resurgimiento del interés y las reivindicaciones con referencia a diversos aspectos del ocultismo, incluso en círculos sofisticados. Y en una especie de subcultura el "satanismo" ha asomado su fea cabeza.

Una teoría entre los profesos creyentes es que todo el relato de las Escrituras sobre los demonios es mitológico y simbólico de la prevalencia del mal en el mundo; también, que los relatos de la expulsión de los demonios por parte de nuestro Señor y sus apóstoles son simbólicos de su conquista sobre el mal mediante su doctrina y su vida. Pero la narración llana, sencilla y prosaica de los acontecimientos como si fueran hechos, hace que sus afirmaciones no sean simbólicas o figuradas, sino falsas, si no literalmente verdaderas. Cristo dijo una vez lo que se confiesa como una parábola sobre espíritus inmundos (Mateo 12:43-45; Lucas 11:20-26). Sin embargo, no simbolizaba la prevalencia del mal en el mundo ni su poder sobre él, sino que ilustraba expresamente el estado de empeoramiento de esa generación malvada.

Otra teoría es que Cristo y su evangelista hablaron de los demonios y de la posesión demoníaca sólo para acomodarse a la creencia general de los judíos, sin ninguna afirmación en cuanto a su verdad o falsedad, con la idea de que los "endemoniados" sólo sufrían enfermedades inusuales del cuerpo o de la mente (Smith's Bible Dictionary, Vol.1, p.585). Pero el lenguaje acomodaticio se utiliza correctamente sólo de cosas indiferentes y cuando no transmite una impresión falsa. Y las narraciones de las Escrituras sí transmiten una impresión falsa si los demonios no son la realidad, lo que difícilmente puede ser una cuestión indiferente, ya que la creencia en los demonios es la fuente subyacente de muchas supersticiones y conductas aborrecibles.

Además, aunque las enfermedades corporales o mentales se representan como acompañantes de la posesión demoníaca o como resultado de ella, Jesús, sin embargo, distinguió entre ellas: "En mi nombre echarán los demonios; ... impondrán las manos a los enfermos y sanarán" (Marcos 16:17-18)." (Marcos 16:17-18) "Y ordenó a doce, para que ... tuvieran poder para sanar enfermedades y expulsar demonios" (Marcos 3:14-15). Esto no está en armonía con el lenguaje acomodaticio. Lo siguiente es una evidencia de que es más que una enfermedad.

1. Santiago 2:14:
Tú crees que Dios es uno; haces bien; también los demonios creen y se estremecen". Difícilmente podría decirse que las "enfermedades" creen y se estremecen. Pero los demonios pueden hacerlo, y en algunos casos han comunicado su pavor a través de los que poseían. Nótese lo siguiente.

2. Mateo 8:28-32:
"Cuando llegó [Jesús] a la región de los gadarenos, le salieron al encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros con gran ferocidad, de modo que nadie podía pasar por allí. Y he aquí que gritaban diciendo: "¿Qué tenemos que ver contigo, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo? Había una manada de cerdos alimentándose a lo lejos. Y los demonios le rogaron, diciendo: Si nos echas, envíanos a la piara de cerdos. Y él les dijo: Id. Y saliendo, entraron en la piara de cerdos; y he aquí que toda la piara se precipitó por la pendiente al mar, y pereció en las aguas." (Cf. Marcos 5:1-17; Lucas 8:26-33)

Las enfermedades no hablan, no tienen inteligencia, no están dotadas de deseo y volición, y no pueden ser atormentadas.

3. Hechos 16:16-21
"Sucedió que, mientras íbamos a un lugar de oración [en Filipos o cerca de ella], nos salió al encuentro una doncella que tenía espíritu de adivinación [Gr. un espíritu, una Pitonisa], la cual hacía ganar mucho a sus amos con la adivinación. La misma, siguiendo a Pablo y a nosotros, gritaba diciendo: 'Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, que os anuncian el camino de la salvación. ' Y esto lo hizo durante muchos días. Pero Pablo, muy turbado, se volvió y dijo al espíritu: Te ordeno en nombre de Jesucristo que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora. Pero cuando sus amos vieron que la esperanza de su ganancia había desaparecido, prendieron a Pablo y a Silas, y los arrastraron a la plaza ante los gobernantes", etc. Esta es una narración de algo más que una enfermedad.

4. Hechos 19:11-20
Lucas registra el siguiente incidente posterior en Éfeso: "Y Dios hizo milagros especiales por las manos de Pablo, de tal manera que a los enfermos se les quitaban los pañuelos o delantales, y las enfermedades se iban de ellos, y los espíritus malignos salían. Pero también algunos de los judíos ambulantes, exorcistas, se encargaron de nombrar sobre los que tenían espíritus malignos el nombre del Señor Jesús, diciendo: Os conjuro por Jesús que Pablo predica. Y los siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían esto. El espíritu maligno respondió y les dijo: A Jesús lo conozco, y a Pablo lo conozco; pero ¿quiénes sois vosotros? Y el hombre en el que estaba el espíritu maligno saltó sobre ellos, y dominó a ambos [que intentaban tal cosa en este caso particular], y prevaleció contra ellos, de modo que huyeron de aquella casa desnudos y heridos. Y esto fue conocido por todos, tanto judíos como griegos, que habitaban en Éfeso; y el temor cayó sobre todos ellos, y el nombre del Señor Jesús fue glorificado. También vinieron muchos de los que habían creído, confesando y declarando sus hechos. Y no pocos de los que practicaban artes mágicas reunieron sus libros y los quemaron a la vista de todos; y contaron su precio, y lo hallaron en cincuenta mil piezas de plata. Así creció poderosamente la palabra del Señor y prevaleció".

Comentario: No sólo se distinguen los "espíritus malignos" de las "enfermedades", sino que lo que los espíritus malignos dijeron e hicieron a siete de los hijos de Esceva a través del endemoniado difícilmente puede atribuirse a una enfermedad.

Por lo tanto, los demonios tenían cierto conocimiento de Dios (Santiago 2:14), de Jesús (Marcos 1:21-28; 3:11-12; Mateo 8:28-32; Hechos 19:11-20), y de sus apóstoles (Hechos 16:16-21; 19:11-10) - y en referencia a Jesús y sus apóstoles lo expresaban a través de los que poseían - lo que significa que existía la inspiración demoníaca (pero no siempre comunicando la verdad, como indican otros pasajes):

  1. "espíritus seductores y doctrinas de demonios. (1 Timoteo 4:1-5)
  2. espíritus que no son de Dios versus "el Espíritu de Dios" - "espíritus del error" versus "espíritus de la verdad" - "falsos profetas" versus verdaderos profetas implicados. (1 Juan 3:24 - 5:6)
  3. don espiritual de "discernimiento de espíritus" necesario en las asambleas de los santos evidentemente para protegerse de los impostores (1 Corintios12:10; 14:29); y, hoy en día cualquier inspiración pretendida de Dios es falsa. (ver 1 Corintios 13:8-13; cf. Efesios 4:7-16)

Los hechiceros y adivinos a menudo eran capaces de engañar por medios de algún tipo -ya sea por poderes satánicos o por prestidigitación-, pero se quedaban cortos frente a lo que se hacía por el poder divino (véase Simón, Hechos 8:9-13; Elimas, Hechos 13:4-12; los hijos de Esceva (Hechos 19:11-20); Janes y Jambres (2 Timoteo 3:8-9; Éxodo 7:8-13, 20-25; 8:1, 16-19); y los de la corte de Nabucodonosor (Daniel 2, y 4) y Belsasar (Daniel 5).

Origen y morada temporal de los demonios

El origen de los demonios se desconoce en las escrituras, salvo que eran seres creados. Su morada parece referirse al "abismo" (o "profundidad"). En Lucas 8:31, por los demonios que pidieron a Jesús que no les ordenara "irse al abismo". Y, en Romanos 10:6-7, se nos dice que no digamos en nuestros corazones "¿Quién subirá al abismo? (que es hacer subir a Cristo de entre los muertos"). Aquí la palabra se usa como sinónimo de Hades, el lugar de los espíritus difuntos tanto de los justos como de los malvados entre la muerte y la resurrección. De Hechos 2:27-31, aprendemos que en la muerte el alma de Cristo estaba en el "Hades" (algunas Biblias lo han traducido erróneamente como "Infierno"), - pero no fue dejado allí, porque fue levantado de entre los muertos (vs.22-33). Allí también estaba el "hombre rico" inicuo después de la muerte, tal y como cuenta Jesús en el relato de El hombre rico y Lázaro; pero había "un gran abismo fijado" entre él y los justos (Lucas 16:19-31). Su lugar en el Hades es probablemente el mismo en el que los ángeles que pecaron habían sido arrojados y "reservados para el juicio", es decir, el Tártaro", que en español suele traducirse como "infierno" (2 Pedro 2:4; cf. Judas 6), pero que se distingue de la gehenna, el lago de fuego y lugar del castigo eterno.

La palabra griega para "abismo" o "pozo sin fondo" es abussos, una profundidad inconmensurable. Se emplea además en el Apocalipsis:

  1. Apocalipsis 9:1-11, en el que el abismo se abre para liberar humo que oscurece el aire y una plaga de cinco meses de langostas diabólicas que atormentan a los que no tienen el sello de Dios en la frente;
  2. Apocalipsis 11:1-3, en el que se representa a una bestia que sale del abismo para hacer la guerra contra los dos testigos de Dios y matarlos;
  3. Apocalipsis 20:1-10, en el que se representa a Satanás como apresado durante mil años en el abismo, de modo que no puede reunir a todas las naciones para un ataque mundial que destruya a los santos de Dios hasta que terminen los mil años. Y en el último relato se establece claramente la distinción entre el "abismo" y el "lago de fuego y azufre", este último lugar de tormento final e interminable de los malvados. Esto contrasta con el Hades, que será eliminado en el momento del juicio final y general. (Apocalipsis 20:11-15)

Comentario: Las "langostas" del "abismo" se soltaron durante una temporada con un propósito divino. Lo mismo puede ocurrir con los "demonios" para permitir una demostración de la superioridad del poder divino sobre las fuerzas diabólicas, como la que hicieron nuestro Señor y sus apóstoles y algunos otros.

Pero tenemos otras consideraciones a tener en cuenta, en las escrituras dirigidas a los cristianos con antecedentes paganos y una fusión de ambiente religioso, que implican el "aire" como región de actividad.

En Efesios 2:2, se hace referencia a Satanás en la declaración de que "en otro tiempo anduvisteis conforme a la corriente de este mundo, según el príncipe de las potencias del aire del espíritu que ahora obra en los hijos de la desobediencia."

En Efesios 6:10-12: "Por último, fortaleceos en el Señor y en la fuerza de su poder. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis resistir las asechanzas del diablo. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre [no contra el hombre, principal o solamente], sino contra los principados, contra las potestades, contra los gobernantes de este mundo de tinieblas [tinieblas espirituales y morales], contra las huestes espirituales de maldad en los lugares celestiales" (los cielos atmosféricos), o a poderosas entidades corporativas de estatus exaltado en la tierra bajo el control de Satanás y sus diablillos.

En Colosenses tenemos lo siguiente: "Dios nos ha librado [a los cristianos] de la potestad de las tinieblas [el dominio o reino de Satanás], y nos ha trasladado al reino del Hijo de su amor [Jesucristo, cuyo reino, por implicación, es de luz (véase Juan 1:1-14; 8:12; 1 Juan 1:5-7; 2:7-11, donde "tinieblas" y "luz" no son físicas, sino espirituales, éticas, morales)]" (1:13), sin ninguna referencia o cambio de ubicación espacial.

Por lo tanto: "Cuidaos de que no haya nadie que os despoje con su filosofía y vano engaño, según los rudimentos [o elementos] del mundo, y no según Cristo; porque en él habita toda la plenitud de la divinidad en cuerpo, y en él estáis completos, que es la cabeza de todo principado y potestad: ... habiendo despojado a los principados y potestades, los exhibió abiertamente, triunfando sobre ellos en ella (es decir, en su muerte en la cruz)." (2:8-10,15)

Comentario: La palabra traducida aquí como espíritus elementales, rudimentos, podría significar que los principios fundamentales del conocimiento; también se aplicaba a los elementos básicos que componían el mundo natural (tierra, aire, fuego y agua) que a veces se consideraban como poderes espirituales. Pero el término también se utilizaba para referirse a los "cuerpos celestes" y a los poderes que se creía que habitaban en ellos. Se consideraba que estos tenían influencia en los asuntos humanos, al igual que la gente de hoy cree en el destino y lee sus horóscopos en los periódicos, y a veces los toma en serio".

Observaciones: El siguiente comentario en The Cambridge Bible Commentary on the New English Bible tiene mucho que recomendar: "Una vez más se subraya que Jesús es el único centro de la vida cristiana. Las especulaciones sobre los poderes planetarios y su efecto en el destino humano no son de recibo.... En el siglo I d.C. había muchas especulaciones sobre los poderes divinos que controlaban el universo y sobre la forma correcta de llegar a ellos. Esta discusión se basaba a menudo en los antiguos mitos o leyendas sobre dioses y diosas paganos. Su base era, por tanto, creada por el hombre, a diferencia del cristianismo, que se basa sólidamente en un personaje histórico, Jesucristo, y en pruebas convincentes de su importancia como aquel en el que Dios habla al hombre. En estas especulaciones, los espíritus o poderes elementales que se creía que habitaban los planetas ocupaban un lugar importante. (ver arriba 1:16)

Por lo tanto, las propias escrituras no son definitivas ni en el Antiguo ni en el Nuevo Testamento en lo que respecta a la ubicación espacial de los lugares considerados y para nosotros intentar hacerlo sería muy presuntuoso.

Posesión demoníaca ahora

La Iglesia Católica Romana, que da a la tradición el mismo lugar que a las escrituras en su fe y práctica, cree que ahora existe la posesión demoníaca. Su Catecismo de la Doctrina Cristiana, 1949, una segunda edición revisada del Catecismo de Baltimore", expresa la opinión de que "los diablos [es decir,los demonios], o los espíritus malignos" de las escrituras son "ángeles malos", y

  1. A veces se permite a los demonios entrar en el cuerpo de un hombre para ejercer el poder sobre sus facultades - un estado conocido como posesión diabólica; o se les permite atormentar a una persona desde fuera - un estado conocido como obsesión diabólica.
  2. La posesión y la obsesión diabólicas son permitidas por Dios para mostrar su Gloria, para castigar el pecado, para llevar a los pecadores al arrepentimiento o para dar ocasión al ejercicio de la virtud.
  3. Cuando el demonio utiliza el cuerpo de una persona poseída para decir o hacer cosas malas, la persona no es culpable de pecado, siempre que no consienta libremente.
  4. El exorcismo es el acto de expulsar o alejar a los espíritus malignos de personas, lugares o cosas poseídas o infestadas por ellos. La Iglesia recibió de Cristo el poder del exorcismo.
  5. Un exorcista es aquel que tiene poder, conferido por un obispo, para ejercitar a los demonios. La orden del exorcista es la tercera de las cuatro órdenes menores de la Iglesia occidental. Sólo con el permiso de su obispo se permite a un sacerdote usar su poder de exorcizar espíritus malignos".

Algunas fuentes protestantes expresan la creencia en la posesión demoníaca como una realidad todavía. "Haynes, en Spiritualism Vs Christianity, dice: 'Satanás posee las almas y los cuerpos de hombres y mujeres ahora tanto como siempre.'"

Escrituras
Las escrituras no son definitivas sobre el asunto que ahora se considera, pero podemos examinar todo lo que conocemos que pueda proporcionar una pista.

    (a) El Antiguo Testamento no trata de la posesión demoníaca como tal, y tampoco lo hace el Evangelio de Juan, que puede no haber sido escrito hasta la última década del primer siglo cristiano -lo que algunos piensan que indica que la posesión demoníaca comenzó a permitirse después del cierre del cañón del Antiguo Testamento y alcanzó su punto máximo en la época de Cristo y sus apóstoles, para permitir una demostración a través de ellos del poder divino sobre el poder satánico, y luego disminuir considerablemente, aunque no erradicarse por completo.

    Que la posesión de demonios alcanzó su punto álgido y comenzó su declive incluso mientras Cristo aún vivía, puede ser cierto. Porque él habla de haber atado al "hombre fuerte" (Satanás) y de haber "despojado su casa" (expulsando demonios) (Mateo 12:28-29). Y cuando los setenta que había enviado por delante a los lugares que visitaría después, volvieron regocijados porque "hasta los demonios se nos someten en tu nombre", dijo: "He visto a Satanás caer del cielo como un rayo." (Lucas 10:17-20)

    (b) Parece bastante significativo que el poder de expulsar demonios no se mencione como uno de los dones milagrosos en ninguna de las epístolas a las iglesias o a los individuos cristianos, aunque fue ejercido por los apóstoles (y Felipe) como se menciona en el libro de los Hechos y se promete y se informa en Marcos 16:17-29. (c) No está claro en las Escrituras qué condiciones predisponen a la posesión demoníaca, aunque el mensaje parabólico de Cristo en Mateo 12:43-45 parece indicar que una "casa vacía" puede ser reocupada, y por lo tanto que la falta de piedad y carácter adecuados, incluso sin disposición diabólica o maligna, puede ser un factor.

CONCLUSIÓN
De todo lo que hemos aprendido, el clímax para nosotros se encuentra en Efesios 6:10-20 y Colosenses 2:8-15, ya estudiados, y lo que también tenemos en Colosenses 2:16 - 3:17 (y otros pasajes similares), asegurándonos que Cristo está en control, habiendo demostrado su superioridad sobre Satanás y todos sus ángeles y/o demonios, de modo que nuestra liberación de su control está garantizada por la fe y la sumisión leal a él. Esto debería liberar a los cristianos de todo temor supersticioso y miedo a un mundo espiritual maligno.

Los demonios no son de Cristo ya que Él los expulsó y fueron utilizados por Satanás para cumplir su voluntad.